Cake pops de corazón *saludables

Los cake pops tuvieron su momento álgido hace unos años. Unas piruletas a base de bizcocho desmigado y convertido en deliciosas bolitas, pero hoy las recuperamos para darle un giro. Las haremos más rápidas, más saludables y además, con forma de corazón, aunque es totalmente opcional.

Para hacer esta receta, necesitarás una picadora y unos palitos tipo a los de las piruletas. A los niños les encanta esta merienda y es perfecta para organizar cumpleaños o eventos infantiles, aunque para los mayores es también un bocado de escándalo. Hazlos con forma redonda y sin palo, son perfectos para llevar al trabajo, saciar el hambre y de paso, el antojo de chocolate 😜

Detalles

Para

10 cake pops

Tiempo de preparación

Ingredientes

  • 100g de anacardos crudos

  • 50g de sirope de agave

  • 20g de aceite de coco fundido

  • 20gr de cacao en polvo puro (sin grasa ni azúcar)

  • Una pizca de sal

  • 200g de chocolate +85% cacao

  • 60g de chocolate blanco

  • 1 cucharada de té matcha

Paso a paso

  • Para hacer estos cake pops saludables necesitaremos una picadora, un molde o cortapastas pequeño con forma de corazón (opcional) y unos palitos redondos.
  • una vez que tengamos todos los materiales, ponemos en la picadora los anacardos, el sirope, el aceite de coco, el cacao y una pizca de sal.
  • Tritura todo hasta que quede muy fino y al cogerlo se apelmace.
  • Es momento de hacerles forma de corazón. extiende un papel de horno en una bandeja y pon el molde sobre la superficie.
  • Rellenalo con la masa que hemos hecho y presiona hasta que consigas la forma de corazón. Retira el molde, debería de quedar un corazón perfecto. Con cuidado, introduce un palito por el pico del corazón. Termina de hacer tus corazones (Si prefieres puedes darle forma redonda con las manos)
  • Cuando los tengas todos, llévalos a la nevera una media hora, o 15 minutos en el congelador.
  • Derrite el chocolate, y cuando los cake pops estén bien fríos, bañalos en él.
  • Deja que se enfríen de nuevo. Funde el chocolate blanco y reparte en 2 recipientes para en uno de ellos disolver el té matcha. Decora con unos hilos de chocolate blanco y chocolate con té matcha. Puedes ponerle unos frutos secos picados o unas virutas de chocolate. Resérvalos en la nevera.
  • El color rosa lo he conseguido con chocolate blanco y una pizca de remolacha en polvo.