Chocolates explosivos para Halloween

Como me gusta volver a ser niña con recetas como esta. Tengo que reconocer que me lo he pasado pipa haciéndola, y recordando cuando nos hartábamos de comer chuches sin importarnos los gramos de azúcar ni las calorías. Y como no podemos vivir obsesionados con eso todos los días del año, hoy es la mejor ocasión para saltarnos a la torera esas normas y mañana será otro día.

He creado una tableta de chocolate a partir de otra, jugando con los colores del chocolate blanco y negro, formando dibujos muy terroríficos. Y lo que más me gusta de esta receta y lo que lo hace mucho más aterrador, es la sorpresa explosiva. Un buen puñado de Peta Zetas que explotarán en tu boca al instante. ¿Recuerdas esa sensación? A mi me ha traído muchos y buenos recuerdos, y quizá por eso los voy a disfrutar sin ningún remordimiento. 

Si tienes niños en casa, no dejes de hacer esta receta, porque lo vais a pasar pipa en familia. ¡Feliz Halloween!

ingredientes

  • 250gr de chocolate negro 
  • 250gr de chocolate blanco de cobertura 
  • 2 sobres de Peta Zetas
  • Bolitas de chocolate u otro topping decorativo

paso a paso

  • Lo primero que haremos será fundir los chocolates blanco y negro por separado en dos cazos, al baño maría.
  • Mientras, forramos dos bandejas de horno de unos 30x24cm con papel vegetal.
  • Una vez fundidos los chocolates, los extendemos cada uno en una de las bandejas, reservando un poco en los mismos cazos para la decoración. Y alisamos la superficie.
  • Metemos las bandejas unos minutos en la nevera, para que no quede líquido, pero sin que llegue a endurecer del todo.
  • Cuando las tengamos en ese punto los sacamos, y con un palillo marcamos los dibujos que queramos estampar. En mi caso son fantasmas y murciélagos. 
  • El siguiente paso es espolvorear los Peta Zetas y el resto de topping, por fuera de donde hemos marcado los dibujos.
  • Presionamos ligeramente con los dedos para que se incrusten en el chocolate, puesto que no debe haber quedado muy duro, pero tampoco liquido, porque los Peta Zetas explotarían antes de tiempo. 
  • Recuperamos el chocolate que teníamos reservado en los cazos. Los volvemos a pasar por baño maría si fuera necesario y los pasamos cada uno a una manga pastelera con la punta sin cortar. 
  • Es momento de cortar un mínimo pico a las mangas pasteleras. 
  • Dibujaremos con el chocolate blanco la tableta de chocolate negro y al contrario. 
  • Es importante comenzar dibujando únicamente los bordes lo más certero que podamos, sobre las líneas que teníamos dibujadas con el palillo. 
  • Una vez dibujado, lo pasamos a la nevera, mientras seguimos con la otra tableta. 
  • Una vez los bordes duros, es momento de terminar rellenando con la manga pastelera. Cuanto más caliente esté el chocolate, mejor se trabajará con él.
  • Por último, solo te queda dibujar los ojos. Vuelve a enfriarlos hasta que endurezcan del todo.
  • Sácalos de la nevera y rómpelos en trozos según los dibujos. 
  • Puedes guardarlos en bolsitas de plástico para regalarlos o simplemente devorarlos, pero ten cuidado, ¡EXPLOTAN EN TU BOCA!

Comments are closed.