Pizza de higos y queso azul

Esta pizza de higos ha sido toda una inspiración por el gran abastecimiento de higos que tenemos en casa ahora, puesto que tenemos las higueras cargadas de higos y no dejamos que se nos estropeen ninguno.

Es una pena que no tengamos higos todo el año, pero mirándolo por el lado positivo, cuando llega la temporada, los disfrutamos el doble! Comiéndolos y cogiéndolos, desde pequeña me encanta trepar por las higueras y alcanzar los higos más altos y aunque termino con picores por todo el cuerpo, bien merecen la pena ?.

Es por eso que vamos a estar una temporada poniéndole higos a todo y yo encantada de la vida que estoy, las frutas de verano han sido siempre mis favoritas, pero los higos se llevan la palma! y estoy segura que por aquí hay más de una fan de ellos ?.

Hoy tocaba pizza y creo que la combinación ha sido más que maravillosa! El contraste del queso azul con los higos es de absoluto escándalo. Ya era algo que tenía probado en tostas, pero en la pizza queda increíble.

Comenzamos con la receta, empezando siempre por la base, así que… ¡manos a la masa!

Ingredientes para dos pizzas medianas

  • 500 g de harina
  • 350 ml de agua tibia
  • 7gr de levadura seca de panadero (un sobre)
  • 1 cucharada de sal

Ingredientes para el relleno

  • 6 cucharadas de salsa de tomate
  • 200gr de mozzarella rallada
  • 40gr de queso azul
  • 10 higos
  • Brotes de rúcula

Paso a paso

  1. En primer lugar, añadimos la levadura en el agua tibia, movemos y dejamos hidratar unos minutos.
  2. Ponemos la harina en un bol amplio y añadimos la sal. Mezclamos.
  3. Añadimos el agua con la levadura y movemos con las manos hasta que la harina haya absorbido toda el agua.
  4. Lo pasamos a la encimera o mesa de trabajo y seguimos amasando durante unos 5 minutos.
  5. Hacemos una bola con la masa y la dejamos reposar tapada con un paño durante otros 5 minutos.
  6. Pasado el tiempo, cortamos la masa en dos partes iguales y le damos forma redondeada a las masas.
  7. Las ponemos sobre una bandeja con papel de horno bastante separadas unas de otras y las cubrimos con un paño húmedo.
  8. Las dejamos reposar para que leven durante 3 horas.
  9. Una vez que han levado, es momento de darles forma.
  10. Con los dedos vamos haciendo forma circular a la masa, estirando del centro a los extremos procurando no tocar los bordes.
  11. Levantaremos la masa para “voltearla” al estilo italiano estirándola en el aire cuidadosamente con las manos sin que se llegue a romper, hasta conseguir el diámetro deseado.
  12. Lo ideal de esta masa es que quede muy fina en el centro y los bordes más gorditos.
  13. Repetimos el proceso con la otra masa y si no la vamos a consumir, es el momento de congelarla.
  14. Pasamos la masa que vamos a utilizar a la bandeja de horno.
  15. Ponemos la salsa de tomate y sobre ella, repartimos la mozzarella por toda la superficie.
  16. Lavamos los higos, los cortamos y los ponemos por toda pizza.
  17. Desmenuzamos el queso azúl y lo repartimos bien por todos lados.
  18. Lo llevamos al horno previamente calentado a 180º durante unos 20 minutos o los bordes comiencen a dorar.
  19. Ponemos unos brotes de rúcula fresca por encima ¡y lista para comer!

Comments are closed.