Tarifa – Guía de vacaciones

Bienvenidos a esta guía de ocio personal de Tarifa (Cadiz), un lugar donde solo debes preocuparte de disfrutar.

No hay año que no pasemos unos días en Tarifa. Seas una apasionada del kitesurf o no, enamora. El lugar donde parece fabricarse el viento, es uno de los mejores enclaves para practicar este deporte, pero aunque nosotros no seamos uno de ellos, debemos de reconocer que es una gozada verlos surcar y volar sobre las olas y ver la playa cubierta de velas coloridas girando hacia todas direcciones. Esto es unos de los reclamos que últimamente lleva mucho turismo a este lugar, pero sus vistas al vecino continente africano en días despejados, sus largas y amplias playas, el sol que con la brisa (que no levante) se hace muy llevadero y el atún del vecino Barbate, son otros muchos de los encantos de este lugar. El Ibiza chico de la península, como a mi me gusta llamarle, tiene un punto hippie de rollo playero, que hace que no tengas que preocuparte por llevar el pelo bien peinado (el viento de encarga de fastidiarlo), en definitiva un estilo relajado y natural para disfrutar de tus vacaciones

Alojamiento

Punto muy importante y primer paso para tu visita. Hay multitud de opciones en Tarifa para alojarse. desde camping, airbnb, hostales, hoteles… nosotros solemos escoger el modo más cómodo y tirar de hoteles. Salimos de vez en cuando, pero cuando lo hacemos, nos gusta sentirnos realmente de vacaciones. Hemos visitado varios a lo largo de varios años, pero hemos terminado repitiendo en los que más nos han gustado.
El pasado años nos alojamos en un hotel en el centro de Tarifa llamado El Escondite del Viento un hotel con estilo retro, situado en una casa del siglo XIX frente a la iglesia de San Mateo (siglo XVI) y a 3 minutos a pie del castillo. Me encantaron los desayunos en una estrecha calle del pueblo.
Este año hemos optado por Hotel Los Lances  Un nuevo hotel a las afueras de Tarifa, en una zona en expansión,  pie de la playa…. en el que no te faltan comodidades. Piscinas de exterior con amplias instalaciones, muy necesarias para los días de levante, piscina climatizada, unos desayunos de escándalo, habitaciones muy cómodas y románticas… Quedamos encantados con nuestra estancia. 

Playa del Hotel “Los Lances”

¿Donde comer?

Este punto es clave para nosotros. Partimos de la idea de que el pescado, iba a formar parte de nuestra dieta habitual, exceptuando el desayuno (aunque alguna vez, incluso algo calló) No podíamos pasar de largo por Tarifa sin las ortiguillas, el atún, o las tortillas de camarones (que estaban en su apogeo) Aunque justo el fin de semana de antes, estuvimos en Zahara de los Atunes y ya íbamos bien servidos, en un sitio así, el atún nunca está de más. 

“El lola” en e centro del pueblo, fue nuestra primera parada. Un habitual en nuestras visitas a Tarifa. Debo confesar que cuando llego a un restaurante y todo parece tan rico que lo quiero todo, tengo que lanzar un SOS al camarero en recomendaciones. Finalmente y gracias al camarero, el atún negro, y la ensaladilla de langostinos fueron los ganadores y os aseguro que fue todo una acierto. 

“Los mellis” Aquí probé por primera vez las ortiguillas. Un molusco con sabor a mar, es un imprescindible. También las albondigas de choco, para mi las mejores del mundo…

“Tumbao” en la Playa de Valdevaqueros. Un chiringuito playero con mucho flow, para comer algo saludable y fresco. El bol es la base para formar tus ensaladas o tu postre de frutas variadas, aunque las hamburguesas son todo un espectáculo. Yo aquí con mi cabezonería de comer pescado, pedí un poke de arroz con atún. 

“Desayunos 10 caffe” Una opción genial para desayunar. Nosotros teníamos desayuno incluido en el hotel y no podíamos dejar pasar los manjares que nos ofrecían cada mañana, así que alguna tarde nos acercábamos a merendar. Pero si tu desayuno no está incluido en tu estancia, esta es una genial opción para desayunar muy rico. 

Ensalada y tartar del restaurante “El Tumbao” en Valdevaqueros

De souvenir nos llevamos producto fresco. Un atún que terminó siendo un tratar, unos camarones tan frescos que aún brincaban cuando llegamos a casa y un queso payoyo que no tardó mucho en caer. 

Y éstas han sido algunas de nuestras recomendaciones de Tarifa. Esperamos que os hayan entrado muchas ganas de ir y que con vuestra ayuda sigamos aumentando esta lista entre todos.

Comments are closed.