Cheesecake de wiwi

Uno de los postres más aclamados por todos con cantidad de recetas y diferentes versiones, pero sean como sean, todas con un ingrediente común: el queso. Ya sea en crema, mascarpone o incluso o quesos curados.

La base nunca cambia, pero el toque sí. Y es esta ocasión le hemos puesto kiwi, que le un gusto suave, muy interesante y disfrutamos comiendo una de las frutas con más vitamina c.

Esta versión es en frío, y para ello no necesitaremos ni tan siquiera una olla. Vamos a hacer una versión muy muy sencilla y a la vez muy saludable.

Ingredientes para la base

  • 100g de almendras crudas

  • 230g de dátiles medjool

  • 50g de copos de avena

Ingredientes para el relleno

  • 500g de mascarpone

  • 5 kiwis

  • 1 sobre de gelatina neutra en polvo

  • 40g de miel

Paso a paso

  • En primer lugar, pon en una picadora o procesador de alimentos la almendra, los dátiles sin hueso y la avena.
  • Procesa hasta que quede picado y uniforme.
  • Extiende sobre la base de un molde desmontable y presiona por toda la superficie hasta que quede con el mismo grosor por todos lados. Reserva en la nevera.
  • Sirve en un vasito unos 100ml de agua y deshaz la gelatina. Reserva.
  • Usa el mismo procesador o una batidora para el relleno.
  • Pon el queso, 3 kiwis y la miel. Procesa hasta que quede todo integrado y sin grumos.
  • Recupera la gelatina, habrá endurecido. Introdúcela unos segundos en el microondas hasta que vuelva a estar líquida.
  • Añádela a la mezcla de queso e intégrala.
  • Sirve el conjunto sobre la base de almendras y extiende uniformemente.
  • Corta en rodajas finas los dos kiwis que quedan y colócalos sobre la superficie del pastel.
  • Enfría durante 6 horas para que cuaje. Disfruta.