Galletas sin horno saludables

¡Os traigo la revolución de las galletas sin horno!

¿Quién dijo que sin horno no había galletas? Con esta receta, no lo necesitarás para hacer unas galletas de auténtico escándalo. Pero no se lo digas a nadie, no se darán cuenta que son unas galletas en crudo y sin golpe de calor.

De este modo, es mucho más fácil hacerlo con niños y sin esperar los tiempos de horneado entre tanda y tanda. Todo ventajas, además que no contienen lactosa y son súper saludables.

¿Quieres saber más? Solo tienes que ver la pinta que tienen para no poder resistirte a hacerlas ya mismo. Sigue los pasos de la receta, serán tu mejor aliado para endulzarte la vida 🙂

Galletas sin hornear saludables

Ingredientes

  • 160g de copos de avena o harina de avena

  • 85g + de mantequilla de almendras

  • 3 cucharadas de sirope de agave o miel

  • 35g de coco rallado

  • 30-40 ml de agua

  • Para la cobertura:

    200gr de chocolate + 85% cacao
    1 cucharada de sirope o miel
    1/2 cucharada de agua

Paso a paso

  • Lo primero que vamos haremos es triturar los copos de avena para hacer harina de avena. En el caso que tengamos la harina, omitimos este paso.
  • Mezcla la harina de avena con el coco rallado, la mantequilla de almendra y el sirope de agave o miel.
  • Cuando lo tengas, añade el agua poco a poco mientras la integras en la mezcla. Tendrás que poner agua, hasta que la masa quede compacta y amasable. Debe tener un aspecto parecido a la masa quebrada.
  • Una vez que la tengas, hazla una bola y con ayuda de un rodillo, estírala sobre una encimera. Si notas que la masa se pega al rodillo, pon en medio un papel de horno.
  • Cuando consigas un grosor de unos 7mm, y con ayuda de un cortador circular, presiona la masa para dar forma a tus galletas.
  • Mientras, derrite el chocolate en un bol al baño maría o en el microondas a intervalos moviéndolo cada 30 segundos.
  • Cuando tengas todas las galletas recortadas, baña la base de las galletas en el chocolate y apóyalas sobre un papel de horno.
  • Cuando las tengas todas bañadas, pon el chocolate sobrante en una manga pastelera desechable, con que puedas cortar la punta. Corta una pequeña esquinita y dibuja hilos de chocolate sobre tus galletas. Si tienes buen pulso, puedes hacerlo dibujando los hilos con una cuchara.
  • Deja que endurezca el chocolate y ya te las puedes comer así, pero puedes ponerle por encima ésto:
  • Mezcla la crema de almendras restante, la miel o el sirope y la media cucharada de agua.
  • Pon una cucharadita sobre cada galleta y termina espolvoreando un poco de coco rallado por encima.
  • Consérvalas siempre en la nevera, te aguantan intactas una semana.

Más recetas de galletas

Galletas sin hornear saludables bocado