Huevos benedictinos

Un brunch sin huevos benedictinos no es un brunch completo, así que vamos a aprender a hacerlos en casa y a disfrutar de ellos siempre que queramos porque no se me ocurre ningún plan mejor para los domingos que te levantas tarde y no sabes si desayunar o comer, así que la mejor opción siempre es hacer una fusión de ambos donde tengas lo mejor del desayuno y lo mejor de la comida.

Un poco de fruta fresca, tus huevos benedictinos, un trozo de bizcocho casero, hummus con crudités, zumo natural y café o té… Es una buena combinación para hacer un brunch de categoría y sorprender a los de casa.

ingredientes para la salsa holandesa

  • 3 yemas de huevo
  • 2 cucharadas de zumo de limón
  • 125gr de mantequilla
  • 1 cucharadita de sal

Resto de ingredientes

  • Bollos de pan redondos
  • 1-2 lonchas de salmón ahumado por bollo
  • 1 huevo por persona
  • Cebollino picado

paso a paso

  • Comenzamos haciendo la salsa holandesa. No os asustéis, porque es mucho más fácil de lo que parece.
  • Comenzamos clarificando la mantequilla.
  • Pon un cazo a fuego medio-bajo con la mantequilla y deja que se derrita por completo sin moverla.
  • Cuando la tengas, aparta del fuego. Podrás apreciar una espumita en la parte superior, la mantequilla que nos interesa en medio y la parte del suero en el fondo de la olla.
  • Retira la espumita que ha quedado en la parte superior y vuelca en un recipiente la parte del medio, con cuidado de que no caiga nada del suero en el fondo de la olla. Ya tenemos la mantequilla clarificada.
  • Por otro lado, pon en un recipiente las yemas con el zumo de limón y móntalas hasta que espumen.
  • Es momento de unir las dos partes. Poco a poco y si parar de batir como si de una mayonesa se tratara, incorpora la mantequilla a las yemas hasta que termines y se incorpore y ponle sal al gusto. Habrá quedado con un color amarillo intenso.
  • Es momento de hacer los huevos escalfados. Pon una olla al fuego con agua, sal y un chorrito de vinagre.
  • Cuando el agua esté caliente pero sin llegar a hervir, mueve el agua en círculo con una cuchara y rápidamente pon el huevo en el centro del remolino que se ha formado. Dará vueltas y se irá haciendo de tal modo que la yema quedará en el interior.
  • Cuece durante 3 o 4 minutos y retira en agua fría.
  • Abre el bollo de pan y si te gusta, tuéstalo. Pon el salmón ahumado sobre él, encima el huevo, y sirve un chorrito de tu salsa holandesa. Remata con un poco de cebollino picado. Yo uso la parte superior del bollo para mojar y no dejar ni gota 😅
  • ¡Disfrútalo!