Galletas saladas de queso

No todas las galletas son dulces, y lo demostramos con estas deliciosas galletas saladas de queso parmesano, que son una delicia para media mañana, para merendar o tomar el té.

Me apetecía hacer algo diferente, y estuve investigando varias recetas, porque no quería hacer una galleta salada tipo a las que venden ya hechas, quería que fueran saladas de verdad, y que por su aspecto parecieran auténticas galletas dulces, de hecho, cuado tuve visita en casa y las ofrecí, se sorprendieron al probarlas, pensando que eran dulces.

Y porque a veces apetece más salado que dulce, te anoto la receta para que tú también sorprendas a tus vivitas.

Ingredientes para las galletas

  • 280g de harina integral
  • 80g de harina blanca
  • 100g de parmesano rallado
  • 120g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 2 cucharadas de orégano seco
  • 2 cucharaditas de ajo en polvo
  • 2 cucharaditas de cebolla en polvo
  • 1 cucharadita de sal
  • 70g de aceite de oliva virgen
  • 1 huevo entero
  • 1 yema de huevo

Ingredientes para la salsa

  • 1 yogurt natural sin azúcar
  • 1 cucharada de aceite
  • 1 cucharadita de sal
  • 1cucharadita de orégano
  • 1 cucharadita de ajo en polvo
  • 1 cucharadita de cebolla en polvo
  • 1 cucharada de parmesano en polvo o rallado

Paso a Paso

  1. En un bol, tamizamos las harinas, y añadimos la sal, el queso, el orégano, la cebolla el polvo y el ajo el polvo.
  2. En otro bol grande, añadimos la mantequilla en textura pomada y batimos. Añadimos los huevos y el aceite de oliva poco a poco hasta integrarlo todo por completo.
  3. A continuación, vamos añadiendo la mezcla de las harinas y las especias poco a poco hasta conseguir una masa con todos los ingredientes bien mezclados.
  4. Cuando la tengamos, la sacamos del bol y sobre la encimera, la hacemos una bola, la cubrimos de papel film, y la dejamos reposar en la nevera media hora.
  5. Pasado el tiempo, la volvemos a poner sobre la encimera, y con la ayuda de un rodillo, la estiramos uniformemente hasta conseguir un grosor de medio centímetro.
  6. Con molde redondo o un vaso pequeño con forma redonda, hacemos presión sobre la masa, para hacer nuestras galletas, y las vamos separando a una bandeja de horno sobre un papel para hornear.
  7. La masa que nos queda sobrante, la volvemos a moldear y estirar para seguir haciendo más galletas.
  8. Cuando las tengamos todas las horneamos por tantas, a mi me han salido para dos tandas de horneado.
  9. Las horneamos a 180º durante 10 0 15 minutos, vigilando el horno, ya que cada uno tiene unos tiempo diferentes.
  10. Una vez frías, hacemos la salsa de queso, simplemente mezclando todos los ingredientes, y rociándolas por encima.

Comments are closed.