Pastel de Queso y Espinacas

No es nuestro primer pastel de queso, ni tampoco creo que vaya a ser el último. Como buenos amantes de este producto, siempre buscamos nuevas formas de tomarlo, y siempre probando e investigando uno nuevo. Para esta vez, hemos elegido dos quesos quizá menos habituales, ya que puede ser que a veces por no saber cómo comerlo o cocinarlo no nos atrevamos a echarlo al carro de la compra. Queso ricotta (más suave) y queso feta (algo más potente). Este último, uno de mis últimos descubrimientos más sorprendentes. Pero no queda ahí la cosa, no sólo es un pastel de queso, si no que va acompañado por unas espinacas frescas que llenan de color y vitaminas este pastel 100% vegetariano.

Es una receta perfecta para dejar hecha para el día siguiente, y es de esas que mejoran el día después, ya sea frío o caliente. Sorprendente por su apariencia y sabor, será otro asiduo sin duda a tu recetario habitual.

Ingredientes

  • 2 patatas medianas
  • 4 huevos
  • 1 puñado de espinacas frescas
  • 200 g de queso ricotta
  • 100 g de queso feta
  • Sal
  • Pimienta

Paso a paso

  1. En primer lugar, pelamos las patatas, las cortamos en lonchas finitas y las hacemos a la plancha, con un chorrito de aceite.
  2. Engrasamos un molde redondo desmontable, y vamos poniendo una capa de patatas hasta cubrir toda la base. Continuamos poniendo las patatas por todo el borde, ligeramente montadas unas en otras, para hacer las paredes del pastel.
  3. Vamos ya con el relleno. En un bol grande, cascamos los huevos, y añadimos el queso ricotta, y el feta, desmenuzados, una pizca de sal (no mucha, ya que los quesos ya llevan su sal), y una pizca de pimienta.
  4. Mezclamos bien todos los ingredientes, y agregamos el puñado de espinacas frescas, y lo mezclamos todo bien de nuevo.
  5. Una vez todo integrado, solo nos queda volcarlo en el molde, y hornear durante 30 minutos a 180º y a disfrutarlo frío, o caliente.

Comments are closed.