Pavlova de chocolate

Nos ponemos elegantes para presentar este glamuroso postre, y no es para menos. Desde que vi la primera receta de pavlova, quise hacer la mejor de las versiones, y aunque tengo que decir que después de un par de intentos fallidos, el resultado es espectacular, y bien merecido. La pavlova, para que os hagáis una idea, es una versión a lo grande de los merengues, pero a modo pastel. Ligero, crujiente por fuera y jugoso por dentro.

Esta vez lo hemos hecho de chocolate, pero bien se puede hacer sin él, y el toping de este pastel serán unos frutos rojos, que darán el toque de frescor y amargor que contrasta a la perfección con el dulce y seco de la pavlova. Bien se puede usar otro tipo de fruta de temporada, o que tengas más a mano. Unas fresas, unas rodajas de kiwi o naranja…. como siempre el toque final y personalizado que lo hará más especial.

Ingredientes para la pavlova

  • 4 claras de huevo
  • 250 g de azúcar blanco
  • 1 cucharadita de vinagre blanco
  • 25 g de cacao puro en polvo sin azúcar
  • 5 g de maicena

Ingredientes para le relleno

  • 500 ml de nata para montar
  • 4 cucharadas de azúcar blanco

Paso a paso

  1. El primer paso será separar las claras de los huevos. En un bol amplio comenzamos a batir las claras con la batidora de varillas a velocidad media y cuando empiece a espumar, vamos echando la mitad del azúcar poco a poco. Cuando las claras vayan cogiendo más consistencia, subimos la velocidad de la batidora al máximo, y terminamos de añadir el azúcar y el vinagre. Cuando las claras estén bien montadas, y se formen picos firmes, paramos de batir.
  2. Es momento de tamizar el cacao junto con la maicena y mezclamos con una espátula, con movimientos envolventes.
  3. En un papel blanco de horno, con ayuda de un plato y un lápiz, marcamos una circunferencia en el centro del papel.
  4. Volcamos las claras montadas en la marca que hemos hecho, y vamos expandiendo la mezcla, sin salirnos de la circunferencia, haciendo forma de nido.
  5. Horneamos con calor por arriba y abajo a 100º durante hora y media. Pasado este tiempo, apagamos el horno y dejamos enfriar por completo con la puerta entreabierta.
  6. Antes de servir, montamos la nata muy fría, junto con el azúcar.
  7. Servimos la nata montada sobre la pavlova, y la decoramos con los frutos rojos o las frutas que hayamos elegido.

Comments are closed.